Coordina y entrena las inferiores de Olimpia y sigue teniendo la misma pasión por el básquet que hace 30 años cuando era joven y estaba en Ferro. La propuesta que le hicieron los dirigentes de su club era para los mayores, pero él eligió las inferiores porque quería saber si los pibes siguen siendo los mismos y porque cree que, además de básquet, puede darles herramientas para la vida.

Por Eduardo “La Negra” Bigotti

Es sábado y paso por el gimnasio de Argentino para ver unos minutos de inferiores. Ahí está él hablando permanentemente con sus chicos de U17 que desde el banco miran y aplauden a sus compañeros de cancha. Sigue gesticulando y exteriorizando la pasión y el compromiso con un oficio, seguramente el amor por ese deporte. Días después entendí que hay caminos parecidos a los que tuve yo de adolescente con un profe que nos marcó y se llama Pocho, días después le hice un par de preguntas a Víctor Daitch con un eje fundamental: los pibes son los mismos en diferentes épocas. Daitch, en un par de contestaciones, me dio una guía práctica para seguir confiando en los pibes, para eso hay que tener compromiso y dedicación.

– Me resultó agradable verte dirigir inferiores en Olimpia y de esa situación me quedé muy contento y gratamente sorprendido por la pasión con la que estabas haciendo tu labor de entrenador, no por el nivel de juego, sino por como lo estabas exteriorizando y enseñando. ¿Esto de ser entrenador se hace con pasión o no se hace?

– Mirá, yo empecé entrenador porque siempre me gustó el básquet, fue desde muy joven y tuve la suerte que siempre lo pude hacer por vocación. Para mí la vocación es algo que domina todo y te hace ser mejor porque vos lo estás haciendo en forma genuina. En este caso, siempre me pasó eso, o casi siempre, te diría. Cuando los directivos de Olimpia vinieron para que dirija la primera división, preferí tomar las categorías menores porque quería enseñarles a jugar a los más jóvenes y eso es lo que estoy intentando, enseñarles a jugar, enseñarles cosas, digamos, de la vida. Formarlos como personas y, quizás, esa conducta que vos viste tiene que ver más con eso que con enseñarles una técnica o una táctica individual. Te agradezco tus palabras porque me halagan, de cualquier persona que venga, poder transmitir eso que vos sentiste y es lo que calculo que están sintiendo mis jugadores porque lo noto en todos los entrenamientos y en todos los partidos.

– Se habla mucho y se le pone énfasis (y yo como papá de una adolescente lo escuché mucho) en que los pibes cambiaron, que el celular. Creo que hay una base clara que es el consumo que lo cambia todo, pero yo no noto que los chicos sean tan diferentes a los de mi  generación cuando jugábamos y también teníamos ganas de salir. A vos que trabajaste y entrenaste jugadores jóvenes y de liga, ¿te parece que cambió mucho la adolescencia en tanto tiempo o te resulta cómodo trabajar con el pibe de hoy y el de treinta años atrás?

– Yo estuve trabajando con chicos de esta misma edad en el año 87, 88 y 89 en Ferro Carril Oeste y una de las cosas por las cuales yo quise hacer este trabajo es por las cosas que estás diciendo. Escuchaba comentarios de que los chicos habían cambiado y quería verlos y hacer una experiencia con ellos. Mi conclusión después de un año de trabajo es que los chicos son los mismos, los adolescentes son los mismos, quizás algunas costumbres lógicamente han cambiado porque pasaron treinta años y eso es normal que así sea, pero los chicos son los mismos. Yo estoy utilizando los mismos métodos de hace treinta años con algunas pequeñas modificaciones, como haber incluido la tecnología dentro de mi vínculo y de mi relación con ellos y que me ha dado mucho resultado. Los chicos tienen la misma “ingenuidad”, no son ingenuos, pero se manejan de las mismas maneras, tienen algún hábito diferente que lo hemos resuelto desde el principio. Nosotros utilizamos el celular como una herramienta, los filmo y tenemos un grupo donde yo envío videos de ellos mismos para corregirlos, los corrijo por audio, nos convocamos para los partidos y hacemos varias cosas con el celular. La única condición es que tiene que quedar afuera del horario de entrenamiento. Ellos lo acataron de muy buena manera y realmente cuando uno tiene argumentos para poder sostener las cosas que se les pide a los jugadores, ellos se dejan entrenar, se entregan totalmente a lo que uno quiere hacer. Porque creo que el problema más grande es cuando uno no tiene los argumentos y ellos no te creen. En este caso, esto no me ha sucedido. La verdad es que disfruto de la misma manera que hace treinta años ver como ellos aprenden, como acatan las decisiones. Es muy largo contarte las historias que he tenido este año que son muy grandiosas, experiencias muy buenas con muchos jugadores con los que me he divertido y la hemos pasado muy bien. Más allá de esto y del resultado final que podamos tener en un torneo lo importante, es que ellos están aprendiendo y que seguramente van a recordar el paso de este año con mucha alegría y eso, para mí, es lo más importante.

– Acá escuchamos muchas veces, y yo también creo, que si a veces no hay buenas inferiores, hay que tener un espejo en la primera para que se pueda ir a la cancha, que vean y que se motiven. Es más difícil ahora porque ninguno juega Liga o el Torneo Federal. Vos estás en una situación particular porque Olimpia no tiene un gran equipo de primera y tampoco juega la C, ¿dónde está el secreto para que el chico siga yendo? Quiero escucharte porque está bueno que alguien me diga “no está la primera” y, no porque no la necesitemos, sino porque no está y nos arreglamos igual para que los chicos sigan yendo entrenen, compitan y sigan creciendo.

– Para mí, lo más importante por lo que los chicos vienen es porque tienen un buen grupo ellos. Ellos se sienten cómodos juntos haciendo un deporte y es excelente la convivencia. Saben que quizás muchos de ellos van a terminar en la universidad, alguno que otro pueda terminar llegando a la primera del club y alguno si todo sale bien podrá llegar a jugar en la Liga Nacional, uno quizás. Entonces como la pasan bien, van. Los padres ayudan mucho porque los llevan y los apoyan en esto de hacer deporte y yo como entrenador trato de que no pierdan ese deseo de jugar al básquet. Por eso, todos los jugadores del equipo que en sub 15 son diecisiete, han jugado varios minutos y los que no juegan tan bien lo han hecho en partidos en los que hemos tenido menos complicaciones. Porque no hay que olvidarse que también quieren ganar y yo no les tengo que privar esa posibilidad e ir dosificando todo eso para que termine el año con todos esos jugadores dentro de ese grupo. Igualmente, con el tiempo eso tiende a perderse un poco porque cada uno va tomando su camino y los que más posibilidades o capacidades tienen son los que seguramente se van a quedar jugando. Igualmente, creo que en algún momento, si estos chicos evolucionan, va a ser importante tener una primera división mejor para que ellos puedan ver jugar mejores equipos en su primera división y puedan usarla un poco como espejo y querer un día estar en ese lugar. Pero tiempo al tiempo, hoy estamos pasando por este proceso y cuando éste termine intentaremos empezar el siguiente.

– Cuando vemos la participación en los provinciales de las selecciones, les cuesta muchísimo meterse en semifinales. ¿Qué cosas te preocupan en la competencia de la Asociación o de lo que ves en inferiores y cuáles hay que pulirlas para las mejoras?

– Yo no sé las cosas que hay que mejorar para obtener mejores resultados a nivel asociativo. Sí, lo que veo es el nivel en general del torneo local nuestro en inferiores, el de los chicos debe mejorar. Creo que en general el nivel no es bueno, entonces lo que yo estoy diciendo tiene que ver con los resultados de los partidos. Fijate que hay muchos partidos con muchos puntos de diferencia entre unos equipos y otros y eso quizás es algo que no favorece para desarrollar y mejorar el rendimiento individual de los jugadores que es lo que le va a permitir a las selecciones de Venado Tuerto tener cada año mejor equipo. Lo que hay que mejorar desde la Asociación no te lo puedo decir porque no conozco en profundidad, pero sí sé que cada uno de los estamentos en el día de hoy debería estar preocupado intentando buscar ese camino que vos me estás preguntando.

– ¿Seguís sintiendo la misma pasión que cuando dirigías de joven en Ferro? ¿Te sigue llenando la vista inclusive algún pibe contrario que juegue pero que te muestra que el básquet además de ser un deporte muy lindo para algunos, puede llegar a ser una herramienta de laburo y después también una vocación para ser entrenador?

– Yo creo que todo el tiempo los jugadores de tu equipo o jugadores de los oponentes te sorprenden. Hay algunos chicos que te sorprenden por lo que hacen en un campo de juego o te sorprenden por las mejoras. Vos los ves en marzo y los volvés a enfrentar cuatro meses después y detectás algunas cosas en ellos. Obviamente, siempre está la posibilidad que surjan jugadores en cualquier lugar. Eso sucede y es un poco también lo que tiene esto. Ahora, por ejemplo hay un chico en Argentino con gran futuro que seguramente va a dar que hablar a nivel nacional, creo que en Olimpia también hay alguno que quizás en el futuro pueda hacerlo o no, el tiempo lo dirá. Quizás, haya en otro club algunos chicos que puedan llegar a escalar a niveles más importante que una liga local. Lo importante es que nosotros, hoy, creo que tenemos que apostar a entrenar un poco más, a tratar de que los chicos incorporen el hábito de venir y trabajar fuerte, mejorar nuestras estructuras desde lo que tiene que ver con la infraestructura, ofrecerles mejores campos de juego, mejores vestuarios para que ellos tengan más confort a la hora de hacer deporte. Los entrenadores, capacitarnos; los directivos, capacitarse; los árbitros, lo mismo; y, sobre todo, creo que todos los estamentos de un deporte tienen que mirar en una misma dirección para que eso suceda con más probabilidad de éxito en la gestión de cada club. Esperemos que próximamente estemos viendo algún jugador joven jugando en alguna cancha de la Liga Nacional.

Fuente: Bigotti, Eduardo. 13 de noviembre de 2018. Deportes Firmat (Blog).
URL:
http://deportesfirmat.blogspot.com/2018/11/victor-daitch-quizas-algunas-costumbres.html