Un tango nuestro dice que “veinte años no es nada”. Siempre mirar para atrás parece nada, pero la realidad es que esto es simplemente el resumen de muchísimas acciones de alto costo que hemos tenido que realizar para poder llevar adelante lo que es la CLÍNICA INTERNACIONAL DE LA CODITEP.

Durante estos veinte años, hemos querido elevar la calidad de la clínica iniciando un cambio profundo en lo que es la construcción de la misma, incorporándole sectores que sirvan para, de alguna manera, denominarla “congreso”. Esperamos lograr hacerlo en forma correcta, siempre sabiendo que la clínica, además de ser una reválida para los entrenadores ya categorizados que pretenden dirigir en la Liga, es la posibilidad de que otros entrenadores puedan ver desde otras miradas. Es decir, que cada entrenador que se acerca a estas clínicas pueda darnos una idea, aunque sea una, de cómo hacer algo de una manera en la que posiblemente estuviéramos actuando de otra, que nos invite a investigar, modificar y/o agregar algo que nos ayude a funcionar mejor y que nos motive a cada uno de los conferencistas a ver como se desenvuelve en su medio extrayendo de ellos su conocimiento y sus experiencias.

El conocimiento para las clínicas es un disparador. Creemos que en veinte años hemos conseguido que dicho disparador aumente la calidad de los entrenadores que concurren a éstas, esencialmente en la faz de montarse a caballo de lo que el mundo ya maneja.

Hay un montón de costos que cada entrenador tiene que cubrir en función de ir a buscar mayor cantidad y calidad de conocimiento. Por esto mismo, les deseamos a todos que aprovechen todas y cada una de estas situaciones.

Por muchos años más intentando mejorar cada día. Seguramente, la inquietud de los entrenadores ayude.