«Siento felicidad porque estos chicos trabajan mucho desde hace mucho tiempo y se nos había negado en varios torneos la posibilidad de festejar. Sabíamos que el desarrollo era lo importante, pero una vez que estamos acá, son dos partidos y la verdad es que querés venir a buscarlo. La mentalidad era esa, buscar el torneo, mostrándonos desde lo individual, pero para que lo individual reluzca lo grupal tiene que estar bien”, así comenzó explicando sus sensaciones Tomás Sirochinsky por ganar el título de la Liga de Desarrollo con Peñarol.

«Yo no tengo dudas de que si lo grupal está mal, lo individual no se muestra. Entonces siento felicidad porque lo pudimos cumplir y estamos festejando”, agregó Sirochinsky.

“Son chicos de mucho talento y a la vez tienen mucha inteligencia. Costó, porque este es un proceso que arrancó en 2016 y costó porque son muchos egos, yo vengo acá porque quiero crecer, quiero llegar te dicen algunos chicos, pero a lo mejor el del lado te tapa porque juega mejor y lo que yo intenté inculcarles es que el que está al lado te va a ayudar a ser mejor y si los dos funcionan bien los van a mirar mejor de arriba. Esa fue la idea y con este logro lo cumplimos”, explicó el coach al hablar de sus dirigidos y sobre cómo cree que influyó su filosofía en este grupo.

En cuanto a los estrictamente deportivo, Tomás manifestó: “Terminamos jugando un buen básquetbol, al principio nos costó, pero creo que el trabajo estuvo bien hecho, más allá de haber ganado. Si hubiésemos perdido, pensaba lo mismo y quiero felicitar a los chicos porque son tremendos laburantes con mucho sacrificio y con muchas horas”.