“Sabíamos algunos de nosotros del aplazo de los Juegos, porque tuvimos una charla todos los Entrenadores argentinos con Gerardo Werthein (presidente del Comité Olímpico Argentino) para no enterarnos por la prensa, y cuando terminó de hablar, mi cabeza se programó para pensar en el Juego Olímpico en 2021”.

“Y no tengo ni idea si voy a estar o no en la Selección, por suerte Argentina está clasificada y eso me da tranquilidad y felicidad. Habrá que modificar la planificación y esperar con la misma ilusión ese Juego como lo hicimos cuando estaban programados para este año”.

“Ahora el tiempo pasa muy lento entonces tenemos más tiempo para analizar a futuro. El país lleva siete días de cuarentena, hace 20 pensábamos que todo iba a ser rápido, que los JJOO se iban a desarrollar y que la Liga se iba a terminar, pero ahora nos damos cuenta que los Juegos no se juegan, que la liga no se sabe, que el resto del mundo tiene ligas que no siguen. No tengo una posición tomada, tampoco tengo temor a mi futuro. Mi idea sigue siendo la misma, terminar después los Juegos con la Selección y buscar una opción en Europa, que es lo que me interesa como desafío, poder dirigir allá a un equipo con aspiraciones de Euroliga, porque tampoco me voy a ir a vivir en otro continente por gusto, si me preguntás yo quiero vivir acá, pero el mejor mercado está allá».