En los más de 25 años que tiene nuestra Liga Nacional han ido cambiando muchas cosas y los protagonistas hemos debido acomodarnos a esos cambios. Uno de ellos, gracias a Dios, es el aumento en la difusión que hoy tiene el torneo por parte de la prensa especializada. Es impresionante ver la cantidad de medios que día a día siguen la actualidad de cada equipo, jugador y entrenador de la LNB.

Este hecho, por supuesto, tiene distintas aristas y debemos estar preparados para convivir con ellas.

En el caso especifico de la relación del entrenador con la prensa, considero que por encima de todo debe existir el RESPETO como base de esa relación. Los protagonistas tenemos que entender que la prensa debe expresarse según su óptica, la cual se posible que muchas veces no coincida con la nuestra.

Sin embargo, tenemos que estar a la altura de las circunstancias y saber usar los términos adecuados, aun cuando pretendamos mostrar nuestro desacuerdo con la posición del periodista.

Recordemos que a diferencia de otras épocas, hoy quedamos de manera inmediata presos de nuestras propias palabras. Lo que declaremos al medio más pequeño, más nuevo o más lejano, estará rápidamente al alcance de cualquier persona en el mundo entero, a través de las redes sociales o de los medios digitales.

Los entrenadores tenemos una misión que va mucho más allá de hacer jugar bien a nuestros equipos. Debemos ser muy hábiles en el manejo de situaciones y dar ejemplo de equilibrio emocional. Seremos indefectiblemente el primer entrevistado después de una dura derrota, por ejemplo. Es obligación nuestra ser responsables de qué decimos y cómo lo decimos.

De nosotros depende en gran parte la salud de nuestro equipo y de la competencia toda.

Sergio Santos Hernández