Los cuatro conforman el valioso cuerpo técnico del equipo argentino y son los hombres de confianza de Sergio Hernández. Sus funciones y responsabilidades.

El básquet es un juego de conjunto que se nutre de distintos estamentos para la búsqueda de un objetivo. Con el paso del tiempo, y sobre todo con el avance de la tecnología, el círculo que inicialmente estaba circunscripto al entrenador y a los jugadores se fue ampliando cada vez más. Fue así que los protagonistas centrales se fueron rodeando de colaboradores de distinta índole, todos ellos de vital importancia.

En la planificación hay números que son esenciales, pero no sólo los estadísticos que arrojan las planillas técnicas, existen otras características que no están a la vista del común de la gente, y no por ello significa que sean menos importantes… al contrario. Y para llevar adelante un partido, para resolver cuestiones sobre la marcha del mismo, el entrenador necesita nutrirse de información relevante para la toma de decisiones.

El trabajo, que tuvo como punto de partida las ventanas de clasificación para el Mundial, se basa en tareas específicas que incluyen el conocimiento individual y colectivo de los rivales, el análisis post partido de Argentina, la cuantificación de los rendimientos de cada jugador, y la comparación entre el desempeño logrado entre su club y la selección. Todo esto para intentar determinar como juega cada jugador y como lo hace el equipo, se parte desde el plano indivual hasta llegar al colectivo. Cada uno se focaliza en una tarea específica para llevar sus conclusiones a un reunión grupal, donde se evalúa toda la información para presentarle una idea a Hernández.