Azu Maguruza es una grandisima entrenadora del baloncesto español, llevo 20 años de trabajo en la Universidad de Pais Vasco.

Su filosofía desde hace muchos años es contar con jugadoras de la tierra, a favor de la formación y oportunidades, tan solo traer de fuera lo necesario para poder competir.

Ejemplo a seguir más que aconsejable para tener éxito y poder construir un proyecto que se identifique con su tierra.

El equipo de la flamante entrenadora la cual hablamos se encuentra en instancias definitorias de la A2.Hoy a primera hora el equipo de Maguruza venció a Ensino 70 a 77 y se coloca la chapa de gran candidato a ser uno de los dos equipos ascender a la A1.

AZUUUU

CURRÍCULUM (Últimos 8 años)

  • Entrenadora de UPV (Universidad del País Vasco).
  • Año 11-12: a) Liga Femenina 2 —-> Fase de ascenso a Liga Femenina: 3er. puesto (Huelva). b) Campeonas de España universitarias (Almería).
  • Año 10-11: a) Liga Femenina 2 —-> Fase de ascenso a Liga Femenina: 7º puesto (Zamora). b) Cuartas europeo universitario (Córdoba).
  • Año 09-10: a) Liga Femenina 2 —-> Fase de ascenso a Liga Femenina: 3er. puesto (Vilagarcía de Arousa). b) Campeonas de España universitarias (San Sebastián). c) Octavas de Europa universitarias (Polonia).
  • Año 08-09: a) Liga Femenina 2 —-> Sextas en liga regular. b) Campeonas de España universitarias (Huesca).
  • Año 07-08: Liga Femenina 2 —-> Sextas en liga regular.
  • Año 06-07: Fase de ascenso a Liga Femenina. Liga Femenina 2, fase de ascenso en León.
  • Año 05-06: Fase de ascenso a Liga Femenina 2 en Valencia. 2º puesto.
  • Año 04-05: Fase de ascenso a Liga Femenina 2 en Burgos.

 

No sé si será un record”. Azu Muguruza lleva ni más ni menos que veinte años, dos décadas, al frente del Universidad del País Vasco, el equipo de baloncesto que actualmente milita en Liga Femenina 2. La historia de Azu es la de una fidelidad a un equipo y a una idea, un relato de alguien que amó desde siempre el baloncesto, pero que supo encontrar en él una forma de vida no excluyente. “Tengo dos hijos y he estudiado INEF, trabajo de ello por la mañana y por la tarde, entrenamientos”. Así toda una vida, desde que, recién acabada su carrera y colgadas las botas tras haber jugado en el Donosti Las Banderas, empezó algo con lo que todavía continúa casi un cuarto de siglo después. “Nunca pensé dedicarme al baloncesto profesional como lo he hecho en estos últimos años, de verdad. Quería hacer algo de basket de cantera, una labor que compaginé con el primer equipo hasta que tuve hijos”. Y ahí es donde entran las prioridades de las que hablamos unas líneas más arriba. “Aposté por la familia, porque para mí ellos son lo primero. Con un trabajo estable, ha sido más sencillo conciliar eso con el baloncesto y mis hijos”.

Uno se pregunta cómo ha conseguido Azu mantener la chispa por el baloncesto cuando ha permanecido en el mismo equipo por un espacio de tiempo tan prolongado. “El proyecto, dentro del mismo proyecto, ha ido evolucionando con los años. No ha sido siempre lo mismo y creo que esos cambios han sido los que me han permitido, entre otras cosas, conservar la ilusión por lo que hago. Aquí me siento muy respetada”. Ella lo tiene claro cuando se le pregunta por la posibilidad de colocarse en otro banquillo, de dirigir a otro club. “No me planteo el baloncesto itinerante. Si alguna vez dejo la UPV, exclusivamente entrenaría en otros planteles locales, cerca de Donosti. No pienso alejarme de mis hijos, son mi vida”.

Azu Muguruza/San Sebastian/21-06-2007

Nadie mejor que ella para soñar con un posible ascenso a Liga Femenina, aunque la propia Azu nos matiza. “Mira, si hablamos de sueños, yo sueño con un proyecto estable que permita a las jugadoras guipuzcoanas colocarse en el mejor lugar para ellas, donde se pueda seguir trabajando bien y estemos contentos. Si estas realidades sen dan en Liga Femenina, pues bienvenido será”.

Análisis de la mujer y del baloncesto femenino, con un viso de esperanza

Es muy sacrificado entrenar. Son muchas horas y dar el paso al profesionalismo, a dedicarte a esto es muy difícil para las mujeres. Te lo voy a decir claro: seguimos en una sociedad machista, por mucho que nos quieran contar. Y no solo en el baloncesto sino en todos los sectores, tenemos más problemas que los chicos, porque tenemos las cargas laborales y las familiares. Es lo que hay”.

Y lo que hay también es una situación de crisis global que por supuesto y lamentablemente, afecta también al baloncesto. “Tiene que haber una esperanza. Me resisto a creer que todo lo que se ha construido en estos años se vaya a perder, se fastidie. Todo es cíclico, ya volverán los buenos tiempos, pero ahora hay que arrimar el hombro para salir del hoyo”.

Fuente: Asociacón Española de Entrenadores de Baloncesto.