TÁCTICA & TÉCNICA

Como en el Mundial de Japón, el ex entrenador de la selección argentina habla de los hechos más destacados y de cómo jugó la selección argentina tácticamente.

[hr]

ARGENTINA 2º
ARGENTINA 2º
SCOLA MVP
SCOLA MVP
SERGIO HERNÁNDEZ
SERGIO HERNÁNDEZ
QUINTEROS / LEIVA / GUTIÉRREZ
QUINTEROS / LEIVA / GUTIÉRREZ
El reciente Torneo de las Américas jugado en Las Vegas dejó una serie de cuestiones para analizar, tanto en lo táctico como en lo estrictamente basquetbolístico. Para aquellos que siguieron el campeonato desde la Argentina, seguramente por una cuestión de gustos muchos se habrán preguntado, ¿por qué tantos equipos juegan al estilo caribeño? Un estilo que fracasó en tantos torneos. La respuesta rápida es que se trata de una cuestión cultural relacionada con la conducta de los deportistas de esta región. Liderado por Venezuela y Puerto Rico e imitado por el resto de los países de esta zona, hace un tiempo que los cultores de ese estilo no progresan a nivel selección. Tiempo atrás, un grupo de jugadores puertorriqueños que actuaban en Europa o Estados Unidos (Jerome Mincy, Piculín Ortiz, Ramón Rivas) y tenían compromiso con su selección, marcaron época en América Latina. Dichos comportamientos refieren a cuidados personales, descanso, preparación de los juegos y a no relajarse dentro del mismo partido y torneo.También me gustaría hablar de los tres equipos más representativos de Sudamérica en la historia.

Uruguay mejoró. Gana partidos que últimamente no podía, porque Esteban Batista impone respeto en la pintura, juegan con humildad, seriedad y esfuerzo. Dieron lo mejor de sí.

Brasil cuenta con un enorme potencial en lo individual, pero no ha progresado en lo colectivo. Este torneo pudo haber sido un duro golpe y, si lo toman como enseñanza, serán un complicado rival en los próximos años.

En Argentina, luego de que jugadores y entrenadores emigraran masivamente a los mejores equipos europeos, se lograron mejorar conductas, seriedad y comportamientos colectivos, además de nivel de competencia. Ha sido el equipo con mayores avances.

JUGADORES DETERMINANTES

Luis Scola (MVP del torneo)
Puso su capacidad y experiencia al servicio del equipo, transmitió confianza y deseo de victoria. Seriedad y exigencia. Fue la luz que tuvieron sus compañeros dentro de la cancha y el que resolvía en los momentos clave. Dueño de una presencia dominante en cualquier faceta del juego. UN CRACK.

Pablo Prigioni
Se hizo un lugar en el equipo acorde a su capacidad. Tuvo los partidos en la cabeza siempre, controló los ritmos y se jugó como él lo quiso todo el torneo. Gran defensor individual y colectivo. JUGADOR DE PRIMER NIVEL.

Carlos Delfino
Jugador con todos los recursos de ataque y defensa, capaz en el rebote. Completísimo.
Aumentó su importancia dentro del equipo, creció y todavía hay más. FUNDAMENTAL PARA LOS PRÓXIMOS AÑOS DE LA SELECCIÓN.

JUEGO DE EQUIPO DE LA ARGENTINA

Las claves del equipo argentino fueron las siguientes:

  1. Muy buena defensa.
  2. Contó con recursos en ataque:
  • El pick´n roll entre Prigioni y Scola.
  • El juego interior fue el mejor del torneo.
  • Circulación rápida de pelota.
  • Energía y carácter.
  • Paciencia y concentración.

Fue el mejor juego de equipo del torneo.

Progresos
El equipo evidenció progresos individuales en jugadores que cumplieron un rol con autoridad: Paolo Quinteros, Leo Gutiérrez y Román González.

Sergio Hernández
Mejor entrenador del torneo porque el equipo siempre supo lo que tenía que hacer. Logró sacar rendimiento óptimo de la columna vertebral del equipo. Prigioni-Delfino-Scola y rendimiento alto en diez jugadores.

Leandrinho
Mostró una gran capacidad individual, desequilibrante. Fue el goleador del torneo porque tiene unas condiciones naturales estupendas y eso le permite conseguir puntos fácilmente. Su problema quizá pasó porque tiene que respetar a Brasil del mismo modo que a Phoenix, y a Lula igual que a Mike D´Antoni. Es joven y puede hacerlo.

Carlos Arroyo
Juega el uno contra uno de manera destacada, además de poseer un gran lanzamiento. Debe manejar más el control del juego, para que el equipo no caiga en irregularidades tan pronunciadas.