El entrenador argentino consiguió su primer título con la selección y no escondió su felicidad.

Argentina jugó en gran nivel la semifinal ante EEUU y la final contra Puerto Rico para quedarse con el título panamericano. Sergio Oveja Hernández consiguió su primer oro al mando de la albiceleste y, pese a ya ser un entrenador histórico en el proceso del seleccionado, no escondió su felicidad minutos después de la medalla conseguida. Además, mostró la mentalidad que lo hace ser un entrenador especial para Argentina: «Todos los días hay que empezar de nuevo».

«Yo ya estoy feliz con todo lo que me ha dado la selección desde 2005 hasta acá, pero de verdad faltaba un oro y se dio. Feliz porque para mi es como empezar de nuevo. Multicampeón de Liga y esas cosas ya pasaron hace tanto tiempo que para mi todos los días hay que empezar de nuevo, en todas las cosas»