Teniendo en cuenta que el estudio del rival (scouting táctico y técnico) cada día es más detallista y desmenuzado, permitiendo a los jugadores conocer las características ofensivas y defensivas tácticas del oponente y así también las cualidades individuales buscando la manera de lograr el menor nivel de sorpresa dentro de la competencia.

La gran mayoría de los equipos de nuestras ligas, trabaja en base a videos, mostrando de cada jugador rival los fundamentos más determinantes, Ej: mano dominante en penetraciones, sectores de más efectividad en el lanzamiento, reacciones frente a defensas alternativas, movimientos en el poste bajo, etc.

Para ello es importante que los jugadores manejen una batería de fundamentos ofensivos que les permitan responder frente a diferentes situaciones defensivas, escenarios de apremio del juego y de las diversas situaciones cambiantes que tiene este deporte.

Durante la temporada los jugadores pueden contar con la ayuda de los entrenadores de su equipo para mejorar cada día este aspecto, gracias al trabajo técnico durante las prácticas de equipo y así también en las sesiones de horas extras que ofrezca el cuerpo técnico o también que el jugador desee. En muchas ocasiones la ambición y las pretensiones de mejorar individualmente es la clave para la mejora de los fundamentos individuales.

Considero que la post temporada es un momento importante para lograr incrementar y sumar calidad técnica en los jugadores. Debido a que no existen presiones de la competencia ya que los mismos se encuentran con el tiempo necesario para lograr descansar su cabeza y poder entrenar aspectos técnicos.

Para esto, los jugadores deben concientizase en que el extenso periodo de receso (no para todos) deben tomar entrenamientos individuales con entrenadores que le brinden calidad de entrenamiento en su sesiones. Trabajar en base a los videos de la temporada pasada, analizando los aspectos buenos para reforzarlos y las necesidades mejorables en los fundamentos, pretendiendo sumar nuevas amenazas para la próxima temporada.

Todo jugador tiene características ofensivas y defensivas de buen nivel, sectores de más efectividad, defensas en la que se sienten más cómodos, es importante conservar y solidificar estos aspectos pero es importante conseguir ampliar el rango de posibilidades, es fundamental encontrar esa comodidad en otras posiciones y situaciones de juego.

Una vez realizado el diagnostico basado en los videos, es significativo identificar los objetivos, detallar los aspectos a mejorar y planificar en base a ellos. Algunos aspectos a mejorar pueden ser: efectividad del lanzamiento, optimizar la penetración a su mano no dominante, la postura y desplazamientos defensivos, movimientos en el poste bajo, salidas de cortinas, ejecución de pick and roll, pases de complejidad, etc.

A medida que vamos puliendo distintos aspectos técnicos, es necesario aumentar la complejidad y realizar ejercicios propios de situaciones reales de juego. Es clave, que el jugador sea capaz de aumentar la intensidad en la ejecución de sus acciones.

Bernardo Lardone QuinodózEl siguiente paso en complejidad, es aumentar la presión en nuestras sesiones, debemos ser capaces de realizar un trabajo de visualización, imaginando que tienes al frente al mejor defensor de la liga o al mejor atacante, llevando las acciones a situaciones reales de juego.

Filmar y analizar los movimientos en los tiempos libres, buscando una mejora o buscando la automatización es un método efectivo también.

Las sesiones individuales, tienen un componente de trabajo psicológico importante, es sustancial que el jugador sea disciplinado a la hora de llevar a cabo los entrenamientos, tenga los objetivos claros, mantenga la concentración y sea paciente. Seguramente el próximo equipo en el que juegues va a agradecer las mejoras conseguidas.

Prof. Bernardo Lardone Quinodóz
Entrenador Nacional de Basquet