1. ¿Qué estás haciendo vos y tu preparador físico para mantener al equipo «entrenado»?
2. Si se parara más de 2/3 meses, creés que es factible retornar rápidamente?
3. ¿Sos partidario, en ese caso, de una cancelacion de la temporada o preferís que se termine, aunque finalice en diciembre o enero?
4. ¿Qué hacés en esta situación extraña para un Entrenador de estar tanto tiempo en casa? Rutinas.
5. ¿Cómo calificarías tu estado emocional ante todo esto: miedo, ansiedad, angustia, incertidumbre u otro?
1. Nosotros estamos de forma indefinida con todo esto nuevo. En primer lugar lo que hicimos fue seguir el protocolo sanitario del club y de la Nación y los asistentes y preparador físico están en contacto con los jugadores. Si bien se manejaba la fecha del 30 vi la notificación de la AdC que se postergaba otros 30 días. Veremos que alternativas hay porque, si bien se puede hacer algún mantenimiento en las casas, con esta situación de no poder salir no tienen todos un gimnasio en la casa para entrenar. El profe está buscando alternativas y esta determinación de 30 días más tendremos que ajustar y ver qué podemos hacer. Me parece que otro de los cuidados que tenemos es la alimentación. El hecho de estar en cuarentena con baja actividad física lógica por más que hagan algo no es lo mismo que entrenar y hay que tener cuidado con la alimentación para no excederse de peso, ese es uno de los puntos fundamentales.
2. No se, la verdad que es algo que no es sencillo tras dos o tres meses volver a competir. Si bien el cuerpo tiene memoria y los jugadores son de alto rendimiento lógicamente no se puede volver de un día para el otro porque se correrían riesgos de lesiones, entonces hay un mínimo de preparación. Y a su vez hay que ver la frecuencia de juego porque tiene que ver con el tiempo de recuperación, un jugador que no está entrenado puede hacer un máximo de esfuerzo pero los tiempo de recuperación son decisivos para evitar lesiones. Es algo para evaluar, no es tan sencillo.
3. Me parece que es algo que va a tener que evaluarse con datos precisos. Hasta hace un día teniamos una pausa de 30 días e incertidumbre de cómo venía todo este problema en el país. Ahora la AdC ha anunciado 30 días más, serían 45 días. Hay que ver cómo viene el contexto social dentro del país. Me parece que estos es tan dinámico y tan día a día. Todos queremos terminar la competencia, nadie quiere que no se termine. Tiene que haber una mesa de debate con todos los estamentos, dando las opiniones y me parece que de ahí puede llegar a salir una buena idea. Terminar, queremos terminar todos. También va a tener que ver mucho el calendario internacional, los torneos FIBA, están en el medio los Juegos Olímpicos. Hoy estar teniendo una postura de que se termine en enero, volver en agosto, se escuchan muchas cosas que son posibilidades pero hay que hablar más en concreto.
4. (Risas) Te paso a mi señora que tiene una lista enorme de cosas para hacer en casa. El tiempo acá en Mar del Plata está lindo así que hacemos cosas adentro y afuera. Cuando digo acá a fuera es en el patio. Yo trato de ver juegos aprovecho el tiempo para leer, estudiar el juego. Tenemos mucha intervención en el manejo de recursos humanos entonces hay tiempo para ver, leer, otros Entrenadores, otros líderes, ver charlas, conferencias y todos los días dejo un par de horas para estar activo en ese tema. Y lógicamente también viendo juegos. Uno dentro de la competencia está muy metido en el scouting y mejorando las cosas de tu equipo y mirando virtudes y defectos de los rivales con los que toca competir. Me parece que por ahí dejamos un poco de lado eso y dedicamos algo más a mejorar uno. Ver partidos, charlas, hablar con otros Entrenadores. Es importante estar activo desde ese lugar en estos momentos. También estar en contacto con el equipo, los jugadores, dirigentes, todo lo que encierra al equipo, quizás hablando no se si cosas organizativas pero sí cosas que durante la competencia no le podés dedicar mucho tiempo y ahora hablamos de eso.
5. Me parece que la palabra es incertidumbre. Tratás de evitar el miedo, porque siempre en estas situaciones hay un porcentaje de miedo, sobre todo cuando uno tiene familia, hijos, padres, abuelos, entonces tenemos incertidumbre porque estamos en una batalla contra un virus invisible como dijeron entonces tratando de informarnos bien de cuáles son los motivos de contagio, evitar eso, tener buenas conductas, ser cuidadosos, respetar las normas. Como quien dice, seguir al pie de la letra el plan de juego, que nosotros lo recalcamos tanto, bueno, ahora nosotros lo tenemos que hacer con todos estos protocolos de seguridad y a nuestros amigos y familiares transmitirles eso de ser responsables. Me parece que esto es algo que debemos combatirlo, que el miedo y la ansiedad nos puede desenfocar de lo que tenemos que hacer. Así que la palabra es incertidumbre porque vemos que hay lugares en los que apareció, todavía no está terminado el tema. Vemos que en China todavía hay casos y nosotros que estamos en contacto con Italia, España, Europa, vemos todo lo que pasa. A favor tenemos que pasó antes en otro continente pero tenemos que ser prolijos y respetuosos para que esto no nos haga, si bien lo va a hacer, que no sea un daño mayor o que realmente nos deje en una mala situación.