Federico Susbielles, actual interventor de la entidad, comunicó los resultados obtenidos en la auditoría, muchos de los cuales sorprenden y alarman.

La deuda total de la CABB, tras la auditoría realizada con Federico Susbielles a la cabeza.

Este martes, en las oficinas de la CABB, se llevó a cabo una conferencia de prensa conducida por Federico Susbielles, para comunicar los resultados obtenidos tras la auditoría realizada al anterior gobierno de la institución, con Germán Vaccaro a la cabeza. En la misma, se informaron de todas las irregularidades detectadas, las cuales compartimos con ustedes, destacando sus puntos más importantes:

– De la recabación de información y testimonios surge que el ex Presidente, Germán Vaccaro, gerenciaba la CABB en forma de unicato, administrando los recursos mediante decisiones sin consultar. “Fue una gestión oscura y personalista“, amplió Susbielles.

– El actual interventor de la Confederación luego se refirió a las irregularidades en la administración contable, destacando la falta de asientos contables diarios, reportes de gestión y los cierres anuales de estados contables.

– Por otro lado, desde el 2012 hasta el 2014, se encontraron ingresos no registrados (ni en extractos bancarios ni en estados contables) de 22.240.000 pesos.

– También se encontró una dilapidación de fondos de la CABB, usando el dinero destinado a la Confederación para gastos personales y compra de moneda extranjera. Como dato de color, entre los gastos con la tarjeta corporativa, quedaron registrados compras en locales como Hugo Boss, Sarkany o Victoria Secret, telefonía celular, hoteles, decoración, muebles, restaurants, ropa y free shops.

– La auditoría dio como resultado total de la deuda reclamada 33.390.302,03 pesos, aún cuando los balances del 2012 y 2013 fueron aprobados en Asamblea General con superávit.

– Los principales reclamantes de la deuda son: jugadores (5 millones), cheques rechazados (4,8), Pro Enter (4,1), la financiera Lebe (3,7), FIBA Américas (2,8), Sancor Seguros (2), Hub Travel (1,5) y Río Uruguay Seguros (1,3).

– Ante estas detecciones, a la fecha se han denunciado cuatro hechos bajo la carátula de delito de defraudación, que en palabras del abogado de la CABB, Marcelo Miere, no es otra cosa que “Estafa. Se usaron fondos destinados para una cosa, en una completamente distinta“.

– Los cuatro hechos puntuales que fueron denunciados tienen que ver con la venta de entradas del Mundial de España, la aplicación de fondos del Plan Nacional de Deporte Social, la desaparición de dos cheques y deudas con ABASU.

– Además, en los meses previos a la intervención estatal desapareció un gran número de documentación referida a la situación financiera de la entidad y algunos de los trofeos más importantes de la historia del básquet argentino como la Copa del Mundo de 1950, una réplica de la medalla dorada de Atenas 2004 y un cuadro con la camiseta original usada por aquel equipo, con la firma de todo el plantel. De todos estos ítems, se desconoce su paradero y según Susbielles “desde 1992 que la CABB no realizaba un inventario“.

Desglose de los gastos de la tarjeta corporativa. (foto vía @MatiTraversa)

Tras la lectura de los resultados de la auditoría, Susbielles tocó algunos otros temas, como el referido a la complicidad de otros dirigentes durante la gestión de Vaccaro: “Yo creo que Germán Vaccaro fue la cabeza, pero no el único responsable. Una sola persona no puede llevar a cabo esta situación. Es cierto que hay muchos que sólo seguían órdenes, pero también hay dirigentes con otro grado de responsabilidad. Creo que en muchos falta autocrítica“.

Más allá de los datos obtenidos y una situación que el propio Susbielles definió como “deprimente“, el interventor ve con esperanza el futuro: “A partir de hoy nos enfocamos en el futuro. La semana que viene ya comenzaremos a hablar sobre un nuevo sistema de trabajo en la Selección. Debemos buscar un espacio común de gestión. Hoy hay un 80% o 90% de visión común. No tenemos fórmulas mágicas, hay que trabajar con coherencia. Para salir adelante se precisa una CABB más transparente, más democrática. Creo que en un tiempo podemos ser la entidad deportiva más democrática de todo el país“.

Por último, consultado por la situación económica de la entidad, el bahiense también emitió un mensaje positivo: “Vamos a tener que hacer plazos y quites, pero creo que las empresas y los sponsors nos van a seguir acompañando, porque muchos están muy relacionados al básquet. La CABB es superavitaria. Calculamos que el próximo año, sin ingresos extraordinarios, va a generer entre 4 y 5 millones de pesos en ganancias“.

Fuente: BàsquetPlus.com