COMUNICADO DE CODITEP.-

Hacemos pública esta comunicación para todos los asociados y entrenadores que asisten a nuestra Clínica Internacional 2014, dado que se nos presento un contratiempo insuperable que hemos podido remediar.

El entrenador José Luis Abós fue intervenido de urgencia hace unos pocos días.

Indudablemente  nos hizo partícipe de su problemática y desde luego nosotros comprendemos la importancia del hecho, el cual nos entristece,  pero inmediatamente nos pusimos a trabajar en la búsqueda de un reemplazante.

Afortunadamente  y gracias a la rápida gestión del Presidente de la Asociación, de Entrenadores de España  Juan María Gavaldá, sumado a  la excelente disposición del  entrenador Alfred Julbe, hoy estamos cubiertos y ansiosos por recibir y prestar muestra mayor atención a la disertación de este gran entrenador español.

A pesar de sus jóvenes recién cumplidos 54 años, Julbe a asistido y también comandado equipos españoles en una competencia muy intensa con argumentos variables.

Esperamos que ante este infortunado momento que ausentó a José Luis Abós y que nos permite acercar a Alfred  Julbe obtengamos lo que siempre anhelamos, mayor conocimiento. Nuestro visitante tiene un bagaje que garantiza su participación.

Alfred Julbe Bosch (nacido en Barcelona el 7 de julio de 1960) es un entrenador de baloncesto español .

Palmarés

  • Campeón de la Copa del Rey con el Festina Joventut en la temporada 1996-97
  • Subcampeón de la Copa del Rey con el Amway Zaragoza en la temporada 1994-95
  • Subcampeón de la Copa del Rey con el Festina Joventut en la temporada 1997-98
  • Campeón de la Copa Príncipe de Asturias con el Joventut Badalona en la temporadas 1986-87 y 1988-89
  • Subcampeón de la Recopa de Europa con el Joventut Badalona en la temporada 1987-88
  • Campeón de la Copa Príncipe de Asturias (LEB) con el Basket CAI Zaragoza en la temporada 2003-2004

ALFRED JULBE: EL FILÓSOFO CUYA IMPRONTA SE AÑORA EN ACBalfred xx

Por Redaccion

Más artículos de este autor

Me apasiona evocar la figura de Alfred Julbe, un entrenador cultivado que siempre apuesta tanto por el baloncesto ofensivo como por las variantes tácticas. 

Quizá por su fría capacidad de análisis, Julbe nunca ha dudado en denunciar las diferencias de criterio que existen en el arbitraje español.

Siempre ha sido un adelantado a su tiempo. Se le añora. En esta entrada se desglosará su aptitud para variar la dinámica de un club que no pagaba a sus jugadores para convertirlo en un auténtico animador de la competición. El caso de ese club, el Cáceres Baloncesto, entronca de lleno con la realidad actual del baloncesto español, en la que los impagos y los problemas institucionales están a la orden del día, afectando incluso a clubes ilustres como el Joventut. Para todos ellos, Julbe podría ser una solución válida y efectiva. Se necesita ingenio para mantener la tensión de unos deportistas sumidos en el hartazgo.

Alfred Julbe está preparado. Es una mente privilegiada. Un intelectual capaz de aunar una formación sólida y humanística con su profesión de entrenador de baloncesto. Jugadores como Jordi Pardo siempre agradecerán a Julbe su atractiva propuesta baloncestística, respaldada por su vasta erudición.

Cuentan algunos de sus discentes en la cancha la frecuencia con que, Julbe, después de que el equipo sufriera una derrota, se ponía de pie en el autobús para aludir a cualquier autoridad literaria o filosófica. Julbe pretendía provocar reacciones en sus jugadores, mediante preguntas e interrogantes que rebasaran lo prosaico y, por supuesto, que trascendieran de la mera realidad del juego. Todo un lujo. Si eras jugador de baloncesto, y contabas con la fortuna de ser dirigido por Alfred Julbe, tu preparación adquiriría una mejora sustancial. PlatónAristóteles o celebridades más recientes como Alexis de Tocqueville podían sustentar auténticas doctrinas sobre las claves de la derrota de su equipo.

 Julbe nunca querrá para sus equipos naturalezas pasivas, estancas, que se limiten a ejecutar sistemas en la cancha. Todo lo contrario, Alfred podría exasperar a los jugadores poco comprometidos, por su capacidad para alterar defensas en el mismo partido; por variar sus piezas hasta la extenuación. A su vez, el técnico catalán se caracteriza por premiar a los jugadores creativos, que toman decisiones, que arriesgan. El riesgo es inherente al carácter del técnico catalán.

alfred

Una de las principales pruebas estriba en que, después de haber sido segundo entrenador de Aíto García Reneses en el Joventut, Julbe no sintió reparos en denunciar en su momento lo influyente que era García Reneses para el colectivo arbitral. Refería esa realidad con estilo, con aplomo, de forma contundente. No recurría a ninguna divagación para ello.

 Si he decidido traer a colación a Julbe ha sido por el hecho de que lleva años sin deleitarnos con su magisterio en ACB. Nadie le podrá imputar que era un entrenador sin recorrido. De hecho, en la 2000-2001 consiguió desarrollar un juego espectacular en un equipo que sufría una crisis deportiva e institucional galopante. En aquel año 2000 Manolo Flores era destituido en un Cáceres que llevaba marchamo de descender de la ACB. Julbe aceptó un reto problemático, si se recuerda que el equipo no garantizaba los pagos a los jugadores. En el encuentro de su debut, el Cáceres recibía en casa a un rival directo, el Gijón de Moncho López, que contaba con Lou Roe, uno de los jugadores decisivos en aquella ACB. En un partido muy sufrido, el Cáceres pudo remontar  gracias a un reajuste de Julbe consistente en fijar a Paraíso como el emparejamiento defensivo de Roe. Aquella variación resultaría letal, ya que Roe disponía de gran facilidad para jugar de cara al aro ante Sallier, al que rebasaba por su mayor agilidad. Movilidad que no pudo imponer ante el de Torrejón de Ardoz.

Después de esa victoria, el Cáceres encadenó una racha inmaculada de victorias consecutivas que propiciarían su clasificación para la Copa del Rey. El éxito deportivo se fraguó mientras subsistía a duras penas la entidad. Es más, Juan Antonio Orenga, y José Antonio Paraíso tuvieron que levantar el embargo que pesaba sobre la sede del club con capital propio.

Julbe, aprovechó estas dificultades para relanzar el ánimo de sus jugadores, que se sintieron inmunes. En cuartos de final se midieron al Baskonia. No era un Baskonia cualquiera, era el Baskonia del primer Dusko Ivanovic, cuyos encuentros se solían saldar con victorias abusivas. ScolaObertoVictor AlexanderBennetCorchiani,TiminskasStombergas o Foirest conformaban una plantilla que solía saldar sus encuentros en apenas diez minutos. El Baskonia comenzó dominando y con Sallier lastrado por las personales. Julbe optó por una defensa zonal 1-3-1 que desactivó al Baskonia. HammPepe Arcega, Paraíso, Orenga y Perry comandaron a los extremeños que se llevaron el encuentro por un 71-86.

En semifinales de aquella Copa del Rey, el Cacerés se enfrentó al Real Madrid de ScarioloDjordjevic, los hermanos Angulo o Herreros. En esta ocasión, Paraíso no consiguió un papel anotador determinante, y Julbe no pudo reaccionar ante un Erik Meek que sorprendió con un partido inaudito para un pivot poco vistoso como él: 23 puntos 10 rebotes 9 faltas recibidas para un 36 de valoración.

La anterior proeza de Julbe no resulta singular. También en la Copa del Rey hay que atribuirle al técnico otros méritos. Por ejemplo, en 1997 su Joventut derrotó en la Final de la Copa del Rey al Cáceres, anulando a Mike Ansley. En la temporada 98-99, estuvo a punto de eliminar al posterior campeón, el Baskonia, gracias a la defensa que planteó sobre Bennet, con continuos cambios de defensores, provocando que un alero físico y veloz comoSwinson fuera en muchas ocasiones su par.

Se echan en falta este tipo de variantes. Cada vez los entrenadores se convierten más en alineadores, en entes que reparten los minutos arbitrariamente. Sin Julbe en la competición, se pierden matices, riqueza, audacia. Ahora es cuando recuerdo mi libro de filosofía, y pienso en los Ilustrados, aquellos que reclamaban valentía en las personas para “pensar por sí mismos”. Julbe es de ésos. Por eso, tendría mucho que decir en la actual ACB.