Un 26 de abril de 1985 se puso en marcha la Liga Nacional. El recuerdo de Osvaldo Orcasitas y Horacio Seguí, los impulsores junto a León Najnudel.

leon

Si el básquet argentino hoy está de pie y peleando con los mejores del mundo de este deporte es gracias a una creación brillante llamada Liga Nacional. Hace exactamente 28 años comenzaba a jugarse en todo el país un torneo federal que prometía un cambio revolucionario que dejaría atrás una competencia unitaria, que sólo pisaba fuerte en Capital Federal.

Por cuestión de minutos, el primer partido en la historia de la Liga Nacional lo jugaron en cancha de Independiente de Bahía Blanca, Pacífico y Atenas de Córdoba. Aunque aquel 26 de abril de 1985, en el estadio de Obras Sanitarias, se produjo el inmortalizado salto inicial que realizó León Najnudel en el partido entre San Lorenzo de Almagro y Argentino de Firmat.

La imagen del salto inicial del partido entre San Lorenzo y Argentino de Firmat realizado por León Najnudel. / Marcelo Figueras

“Lo recuerdo como si fuera ayer. Yo fui con León al partido y me pareció que como homenaje a quien más lucho para que se jugara la competencia se debía hacer un salto de honor. Entonces, hablé con los responsables de cada equipo y con los árbitros para la ceremonia del salto inicial”, le dijo a 442 el periodista Osvaldo Orcasitas, uno de los impulsores de esta liga.

Esa primera Liga Nacional quedó en manos de Ferro Carril Oeste, por ese entonces, uno de los más poderosos institucionalmente. El equipo de Caballito derrotó en la serie final a Atenas (el más ganador de la historia) y abría su camino a lo que serían otros dos títulos más.

Si bien León Najnudel fue el que más luchó para imponer la competencia que según su visión nutriría y jerarquizaría a la Selección, el primero en hablar de Liga Nacional fue el entrenador José María Félix Caballero, quien luego de una experiencia como técnico en España, le comunicó sus impresiones sobre el sistema de competencia ibérico a su amigo Najnudel. “Le dijo que en España había un torneo que se llamaba ‘Liga’ y que era de carácter nacional, no como en Argentina que cada Federación hacía el suyo”, añadió Horacio Seguí otro de los creadores de la Liga Nacional.

El plan. Con todas las ideas claras sobre la nueva competencia, faltaba dar un paso más hacia adelante y tenía que ver con una presentación ante los medios, además de convencer a los dirigentes. “Hubo que romper muchos moldes, mentalidades arcaicas. Fue realmente una cosa titánica”, dijo Orcasitas, quien escribía –como hasta ahora- en la revista El Gráfico.

El 17 de septiembre de 1982 se hizo el lanzamiento de la Liga Nacional ante los medios y el 30 de abril de 1983, en Paraná, se hizo la primera reunión de clubes para hablar concretamente del proyecto. Tras la reunión se firmó un texto que se llamó “declaración de Paraná” en el que los 28 clubes presentes estuvieron de acuerdo. “Uno de los puntos que se puso de manifiesto decía que la concreción de la Liga Nacional era apuntar a mejorar la Selección Nacional. Eso fue escrito en el 83, y en el 2004 Argentina salió campeona olímpica”, explicó Orcasitas.

“Nosotros estábamos muy convencidos. Evaluamos cada punto durante 15 años. Para cada problema que nos venían a plantear teníamos una respuesta”, contó Seguí -DT campeón con Olimpia de Venado Tuerto y Atenas- sobre la convicción que hizo posible arrancar con la Liga. Y Orcasitas completó: “Esto fue un trabajo de hormiga, lo explicábamos en cada entrevista, en cada micrófono abierto. Decíamos esto es así y así va a triunfar”.

Una mente brillante. A pocos días de cumplirse 15 años de la muerte de León Najnudel (22 de abril) es indudable que cada recuerdo hacia “el padre de la Liga Nacional” sean palabras conmovedoras y descriptivas de lo que fueron sus ideales para mejorar la competencia y lograr el bien común.

“León era un apasionado entrenador de básquet que no sólo se ocupaba de su equipo sino de mejorar la actividad y entendió que podía crecer de la mano de la Liga Nacional. Por eso puso alma y vida para lograrlo”, recordó Orcasitas.

Sobre el concepto de visionario con el que muchos definen a Najnudel, Horacio Seguí lo sostuvo: “Veía más allá de todos nosotros en este campo y demostró estar en lo cierto. No hay hasta el momento alguien tan claro con lo que hay que hacer con el sistema de competencia y en el deporte nacional como lo era León”.

La Liga no se toca. En medio de reuniones con el fin de cambiar el sistema de competencia actual de la Liga Nacional, uno de los puntos a tocar sería el de suprimir ascensos y descensos, hacer dos torneos (como en el fútbol) y mejorar la situación económica de los clubes, entre otras cosas.

Estas propuestas no son del agrado de los impulsores de la Liga Nacional y justificaron su desagrado: ”El aspecto técnico y la competencia lo hicimos los entrenadores, se lo presentamos a los dirigentes e hicimos esta Liga por lo que no se debería tocar. Lo económico es lo que se tiene que discutir”, expresó Horacio Seguí.

Por su parte, Orcasitas señaló: “Cerrar la Liga y hacer dos torneos cortos como se dice, es lo peor que pueden hacer; sería un suicidio. Desde el punto de vista deportivo, la competencia es impecable sino no se hubieran jugado 29 ligas como hasta ahora. Si tocamos esas partes tiramos 30 años por la borda. Después, si se gasta mucho o poco es un tema de los clubes”.

Fuente Perfil.com