El bonaerense de Zarate ,Rodrigo Pastore (42 años) es un entrenador radicado en suiza  desde el 2006. Hoy dirige al Sav Vacallo de la segunda división.
hace una reflexión   sobre el torneo Albert Schweitzer- sub 18- realizado recientemente  en Mannheim (alemania)

Mannheim, Germany –Sábado 19 de abril de 2014 – Rodrigo Pastore.
Desde hace mucho tiempo que tengo la intención de poder concurrir al torneo de Albert Schweitzer en Mannheim donde, cada 2 años, 16 selecciones nacionales de básquetbol participan con sus mejores jugadores juveniles. Aprovechando mi año sabático (fui entrenador del Vacallo Basket en Suiza las ultimas 7 temporadas) pude presenciar el dia inaugural del Torneo.
El torneo se realiza en dos estadios: el GBG Halle de Mannheim y el Waldsporthalle de Viernheim, una ciudad 15 minutos al este de Mannheim. Estuve presente en el GBG Halle donde se jugaban los partidos correspondientes al Grupo A (Serbia, Argentina, Inglaterra y Suecia) y Grupo B (Alemania, Turquía, Eslovenia y Japón).
Los partidos estaban programados de la siguiente manera:

12:45 Argentina vs Inglaterra
14:45 Turquia vs Eslovenia
17:00 Serbia vs Suecia
19:00 Ceremonia Inaugural
20:00 Alemania vs Japon

pastoreVoy a iniciar mis comentarios con el último partido, Alemania vs Japón, donde fue todo muy fácil para el equipo anfitrión para derrotar a una visita en versión bonzai. La diferencia física y técnica entre las dos selecciones se notaba ya en la entrada en calor. Y no sorprendió a nadie que Alemania iniciara el partido con un primer cuarto de 38-13 en su favor. El resultado final fue un elocuente 115 – 73 y el hecho de que la selección oriental haya podido anotar 73 puntos ya fue un triunfo. La U18 alemana formada por un staff técnico full-time y jugadores que tienen minutos importantes como protagonistas en la Pro A (campeonato de segunda división donde los jugadores locales tienen mucho tiempo de juego ya que no mas de 2 extranjeros pueden estar dentro del campo) y la Pro B (tercera división). Muchos de estos chicos terminarán firmando para los clubes más importantes de la Bundesliga, que también participan a menudo en la Euroliga (como el Bamberg, Bayern Munich y Alba Berlín).
Antes de la ceremonia de inauguración, Serbia y Suecia jugaron a las 17:00 horas un partido mas entretenido de lo esperado. Los 26 puntos del sueco Ludde Hakanson, guardia de 188 cm que actualmente juega para el Regal Barcelona, junto a un par de compañeros lungos muy interesantes mantuvieron a su equipo competitivo durante la mayor parte del juego. Solo al final los serbios gracias a una defensa “asfixiante” y un juego interior muy productivo pudieron hacer la diferencia y decretar un marcador final de 92-72 en su favor.
El partido mas interesante de la primera fecha supuestamente era Turquia contra Eslovenia. Dos países que últimamente han tenido muy buenos resultados con sus respectivas selecciones mayores (Eslovenia 5to puesto en el último Europeo y Turquia subcampeona del último mundial). Entonces la curiosidad era ver como esas Federaciones trabajan con sus respectivos jóvenes. Eslovenia presentó un buen equipo donde las guardias demostraron una atleticidad superior a la normal y todos sus lungos podian jugar tanto de internos como de externos (algo que tambien habian demostrado los lungos serbios durante su partido). La sorpresa más grande de la primer jornada fue, indudablemente, la selección turca. Todas las selecciones que he mencionado hasta ahora tenian a disposicion al menos 3 ó 4 chicos altos (me refiero a jugadores de entre 203 a 212 cm de altura). Pero los turcos fueron a Mannheim con la mitad del equipo midiendo más de 203 cm! Ya en el primer cuarto el entrenador de la selección juvenil turca, Ömer Uğurata (también asistente de Boscia Tanjevic en la selección de mayores) había rotado a todos sus jugadores que, independientemente de quien estaba en el campo, demostraban una intensidad defensiva descomunal y un gran juego de equipo en ataque (al mejor estilo San Antonio Spurs para entendernos mejor). Todo esto llevado a cabo gracias a una técnica individual envidiable. El gran juego asociado de los turcos sorprendió tanto al numeroso público como también a la gran cantidad de scouts internacionales que estaban presenciando el partido. Hay que darles mérito a los eslovenos que a pesar del resultado final (desfavorable por 95 a 79) supieron dar batalla y jugar un gran segundo tiempo (parcial de 41 a 37 en su favor). La conclusión a la que uno llega después de haber visto este partido es que los turcos tienen selección de básquetbol para ser protagonistas los próximos 20 años.

El último partido que quiero comentar con ustedes fue en realidad el primero que vi en Mannheim: Argentina contra Inglaterra. Sin prestar mucha atención a los ingleses (de quienes en realidad no me esperaba mucho) seguí el partido junto a mi ex companero del Telekom Basket Bonn y hoy un importante agente de básquetbol en Alemania, Gotz Rhodewald. Lo primero que pensé, apenas terminó el primer cuarto (11-10 en favor de la Argentina), era que seguramente a los chicos argentinos les estaba costando el cambio de horario y poder jugar un partido a las 12:45 del mediodía alemán. Después de un segundo y tercer cuarto desfavorables (14-25 y 15-25 en favor de los ingleses) el equipo argentino sacó a relucir el orgullo y la garra que pregonaba durante los primeros 3/4 de juego su entrenador, Ivan Najnudel (reemplazante de Carlos Duro que se quedo con su equipo, Boca Juniors, compitiendo en los playoffs de la Liga Nacional). El último cuarto de 23 a 11 en favor de Argentina fue en gran parte gracias a una defensa en zona muy activa y a un juego en transición ofensiva efectivo. Pero todo esto no le alcanzó al equipo nacional para superar a su rival y cayó por 68 a 63.

Así como deciamos que todos los equipos anteriormente mencionados tenían mínimo 3 jugadores de una altura entre 203 y 212 cm (con excepción de los turcos que tenían más de 6), la pregunta del millón es: dónde estaban los lungos jóvenes de la selección de básquetbol argentina que se presentó en Mannheim? Creo que esta pregunta no sólo se la hizo quien les comenta este artículo como también mi ex compañero de equipo y hoy agente sino todo el estadio GBG de Mannheim. Cómo puede ser que una selección que ha tenido tanto éxito en los ultimos años no tenga a disposición jugadores jóvenes de una cierta altura? Que Serbia y Eslovenia los tengan no sorprende a nadie, también los turcos. Pero como es posible que también los hayan tenido los suecos (Mattias Markkusson 213cm y Sebastian Brusewitz 209cm) y hasta los ingleses (Aaron Menzies mide 215 cm y Kinsley Nwagboso 204). Cómo hacen esas Federaciones para poder reclutar y desarrollar jóvenes altos que en el futuro serán fundamentales para el éxito de sus respectivas selecciones mayores?
Desde hace varios años, la Federación Francesa se esta tomando la responsabilidad del desarrollo técnico de los mejores basquetbolistas jóvenes del país. La Federación hace un trabajo de scouting de todos los chicos que juegan al basquet en las categorias inferiores y forman dos equipos: un equipo con los mejores 12 jugadores de hasta 16 años (que participan en el campeonato U18 o sea contra jugadores 2 años mayores) y otro equipo con los mejores 12 jugadores de hasta 18 años (este equipo participa en el “NM 1” que es la tercera división francesa). Los chicos franceses que forman parte de este proyecto están bajo la responsabilidad de la Federación (que los sigue no sólo desde el punto de vista atlético sino también escolar) durante 3 años y después vuelven a sus respectivos clubes. Todos los jugadores de la selección francesa mayor que acaba de ganar el Europeo de Basquet 2013 en Eslovenia son producto de este proyecto. Incluidos Alexis Ajinca (215 cm), Johan Petro (211), Joffrey Lauvergne (209) y Boris Diaw (205).

O sea que no es sólo una cuestión de suerte o genética que un determinado país pueda contar con chicos de una cierta altura en sus respectivas selecciones de básquetbol. Es muy evidente que muchas de las mejores selecciones hacen un trabajo muy mirado y constante en el tiempo (más de 15 años en el caso francés) para poder tener los resultados que tienen hoy y que seguramente tendrán en el futuro (que no es ganar campeonatos sino poder contar con jugadores que te darán la chance de poder ganar). Entónces la pregunta del millon no sólo es: dónde estan los lungos jóvenes argentinos? Sino tambien: que estamos haciendo para descubrirlos, desarrollarlos y promoverlos en el básquetbol de primer nivel? Porque de ese tipo de jugadores dependemos para tener chances de ser competitivos, el dia en que los muy buenos (pero pocos) lungos con los cuales contamos hoy decidan retirarse.