Empezamos a ganar y creo que en ese sentido tuvo mucho que ver que la base de Guaros haya conformado la selección. Fueron 24 meses de trabajo continuo. En este caso personal, tener la base del grupo en Guaros fue muy importante, vital para poder lograr química rápidamente con los jugadores de Trotamundos, la otra base del equipo que va a ir al Mundial. Así que creo que, en ese sentido, nos hemos focalizado mucho en lo deportivo y en la ilusión de este grupo, que fue olímpico, en llegar al Mundial por primera vez. Nos motivamos mutuamente, yo  les comentaba que estar en un Mundial era lo máximo para un jugador de básquetbol, aparte de un Juego Olímpico. Un Mundial de tu deporte te lo tenés que llevar en tu foja de servicio. Siempre privilegiamos lo deportivo: entrenar, estar fuertes. Creo que esta preparación tiene mucho que ver con eso, es la continuidad de ese desafío o ilusión que tuvieron de focalizarse en el trabajo. No de si viajábamos bien, comíamos bien, estábamos en los mejores hoteles, sino en buscar la victoria, ser efectivos a la hora de competir.