Arrigoni: “México significa un salto muy grande en mi carrera”

El entrenador cordobés, que forma parte del cuerpo técnico de Aguacateros de Michoacán, habló con Básquet Plus de su primera experiencia en el básquet mexicano.

Dicen que tarde o temprano, las oportunidades llegan en la vida de las personas… pero también se dice, que esas oportunidades no se generan por si solas, sino que es necesario ayudarlas, incentivarlas y muchas veces, hasta darles un pequeño empujón.

En parte es lo que sucedió con Claudio Arrigoni, el menor de los dos entrenadores que vienen transitando desde hace varios años las distintas canchas de la Liga Nacional (su hermano Marcelo es el actual asistente técnico de Nicolás Casalánguida en Atenas de Córdoba). Emparentado con Hindú Club, esa constante usina de jugadores, la “Pepita” trazó su propio camino, donde el sabor del éxito estuvo nutrido por una filosofía de juego, por un rol específico en cada club al le tocó dirigir, ya sea como entrenador principal o en su rol de asistente técnico.

Así llegaron sus dos últimos trabajos en Argentina, primero conformado una dupla técnica exitosa en San Martín, junto a Sebastián González, que le permitió a los correntinos recuperar su lugar en la élite; y más cerca en el tiempo, en La Unión de Formosa, donde asistió a Leandro Ramella hasta la temporada pasada. De aquella conquista del torneo asociativo de Córdoba, con Arrigoni como entrenador principal, pasaron once años, tiempo suficiente para crecer, nutrirse de conocimientos y trascender, a tal punto que su trabajo fue el generador para emprender un nuevo desafío fuera del país.

– ¿Cómo se concreta tu llegada al básquet mexicano?

– Se concreta por la recomendación de un entrenador y de la nueva comisión de CODITEP. Juan Manuel González Flores, que es el presidente de Aguacateros de Michoacán, se comunicó con Silvio Santander para que le recomiende un entrenador que pudiera reunir la filosofía de juego que pretendía la organización, y él me recomendó. Si bien en el ambiente del básquet argentino nos conocemos entre todos, nunca trabajé con Silvio, es por eso que quiero destacar el gesto que tuvo conmigo.

 – Definime el rol que ocupás en el equipo y cuáles son tus responsabilidades en el cuerpo técnico, porque recién me hiciste mención a tu filosofía como entrenador.

– Justamente mi llegada acá es generar en defensa situaciones de muchas ayudas, priorizando lo colectivo y de no jugar tanto uno contra uno, con una ofensiva que sea más fluida y de pasar más el balón. Mi incidencia apunta sobre todo al aspecto defensivo, porque nuestro ADN argentino es ser muy solidarios, y eso es algo que busco pregonar en el equipo. Después, en ataque, el especialista es Omar Quintero, el otro asistente técnico, que para dimensionarlo, representa lo que es Marcelo Milanesio en Argentina, además de tener una extensa trayectoria como jugador y ahora iniciándose como entrenador, con un gran paso por la selección mexicana, siendo el jugador que más partidos disputó representando al país.

 – ¿Y cómo manejan las cuestiones técnicas y tácticas, tanto para preparar los partidos como los juegos en sí?

– Mi función no es sólo hacer un scouting, sino que soy un asistente bien de cancha, que es donde me siento más útil, con mucha participación en los entrenamientos, con bloques enteros para poder desarrollar mi trabajo, siempre haciendo hincapié en el plano defensivo. Si bien el técnico es Gustavo Pachecho, quien la toma las responsabilidades en los partidos, intercambiamos muchas opiniones con Quintero durante los mismos.

– Metiéndonos de lleno en la Liga Nacional de Baloncesto Profesional de México. ¿Qué diferencias encontrás con el básquet argentino?

– Acá es mucho más vertical, con muchas posesiones. Después, no hay tantas diferencias entre los equipos, hay buenos jugadores, con tres extranjeros como máximo por equipo, pero como hay muchos que son nacionalizados, da la impresión que son más. Se juega diferente, con más posesiones, y uno o dos pases, no obstante hay equipos que intentan hacer otro de tipo de juego, como es nuestro caso, y eso es porque los nacionales son de gran nivel, como Arim Solares, Adrián Zamora y Noé Alonzo, todos con pasado por la Selección Nacional. Tenemos a Javier González, que es el tercer base de Puerto Rico, y también están Mickaell Jackson (Jugó en Olímpico de La Banda la temporada pasada) y Tyrone White. A ellos hay que sumar a Israel Gutiérrez, pivote de la Selección que jugó en Boca Juniors y Argentino de Junín, que en este momento se está recuperando de una operación de columna y en un par de meses podremos contar con él. Hay mucho material y se va a intentar pelear bien arriba.

 – ¿Y en lo organizativo?

– Aguacateros es una franquicia nueva, pero en el poco tiempo que juega la LNPB lograron muchas cosas en poco tiempo, es más bien, si bien el año pasado tuvo poco tiempo debido a su inserción muy cercana al inicio de la competencia, llegó a semifinales. Para esta temporada se organizaron de otra manera, sobre todo con un poco más de tiempo. El presidente trabaja en todos los detalles para que podamos estar bien, y con la idea de que el equipo pueda encontrar su identidad. En el plano nacional la organización es muy buena, las canchas están llenas, y el calendario se arma con partidos similares a los playoffs de Argentina. Jugamos dos partidos de visitante ante un mismo rival, y después se invierte cuando nos toca ser locales.

 – ¿Qué significa esta llamada a México y el desafío de dirigir fuera de Argentina?

– Siento que es un salto muy grande en mi carrera. Primero porque llegué a una organización donde el presidente de la franquicia tiene mucha historia, el equipo está bien armado en la búsqueda de pelear bien arriba, y teniendo aspiraciones de luchar por el título. Hay muchos jugadores extranjeros y los planteles son muy buenos. Y en lo personal, si bien lógicamente extraño mucho a mi señora y a mis tres hijos (vienen en diciembre), me siento muy bien y con las ganas de trabajar que tengo siempre. En ese aspecto, todo lo asumo con gran responsabilidad, porque no es que me fui de vacaciones, sino que me toca vivir en otro país, y lo importante es que me queda claro que soy yo quien se tiene que acomodar al básquet mexicano, y eso es algo que me parece que lo estoy haciendo bien. Escuchar mucho, y al mismo tiempo busco aportar mis conocimientos.

 – ¿Te cambió mucho la rutina diaria?

– En lo laboral prácticamente nada, son los mismos métodos de trabajo que en Argentina, gimnasio, pesas, fundamentos y prácticas. En lo personal bastante, porque acá se desayuna muy fuerte y el picante, que está presente en todas las comidas. El sentirte que estás en otro lado te puede descolocar a veces, y tenés que adecuarte, pero lo bueno es que estoy en un país latino, y en ese aspecto nos parecemos en muchas cosas. Esto es un aprendizaje, así que escucho bastante, me fijo en los comportamientos y en los detalles que me permitan sumar cosas positivas en la vida.

 – Arrancaron la temporada con dos victorias en condición de visitante (82-80 y 98-81 ante Libertadores de Querétaro). ¿Qué dice la gente de Morelia al respecto?

– Más allá de esos resultados, la gente está motivada por el equipo que se formó. Sabemos que la Liga es dura, con equipos muy fuertes como Soles de Mexicali, Fuerza Regia de Monterrey o Capitanes de la Ciudad de México, pero hay una ilusión muy grande de luchar bien arriba, al menos el equipo se formó con ese objetivo.

Roberto Martín – robertomartin@basquetplus.com
Twitter: @robertofmartin / @basquetplus

Fuente: Martín, Roberto. 19 de octubre de 2018. Básquet Plus.
URL: http://www.basquetplus.com/articulo/arrigoni-mexico-significa-un-salto-muy-grande-en-mi-carrera